miércoles, 22 de junio de 2016

¡Tira "palante"!

Y así terminan cuatro días intensos de trabajo con los niños. El sabor de boca que nos queda a los participantes es grato ( alguna incluso pedía que no nos fuésemos de vacaciones y que siguiésemos con el taller...).

Personalmente, he aprendido muchas cosas con ellos del trabajo en digital y, sobre todo, han conseguido sorprenderme hasta límites insospechados con el talento que han exhibido. Porque, que no te engañe su juventud. Si las cosas no se tuercen, alguna de las integrantes de este grupo acabará por hacerse una carrera en este difícil mundo del comic y el arte secuencial, ya lo verás. No solo dibujan bien, sino que lo hacen con una facilidad  y una naturalidad insultantes. Ojalá que tenga la suerte de que me sigan "ofendiendo" mucho tiempo de esta manera. Suerte en la vida, amigas.

Obra completa de Mª Lucía Mosca Ramírez (Malú)
O


martes, 21 de junio de 2016

¡Tira, tira, tira...!

Hoy, trabajo libre exclusivamente. Sin apenas una directriz.
Espero que os guste.

Arte: Mª Lucía Mosca Ramírez (Malú)

Trabajo completo de Mª Lucía Mosca  Ramírez (Malú)
Arte y texto de Iciar Soriano.
Trabajo realizado por
 Estrella Joya.
Arte de  Icíar Soriano a partir de un texto de Luis Piedraita.

Realizado por Adrián Sánchez.
Dibujo de Baltasar Sánchez.

lunes, 20 de junio de 2016

La Propuesta

Siguiendo con esta parte del workshop  dedicada a la tira cómica y al humor gráfico en general, se les propone a los alumnos actividades como la siguiente. Les proporciono un texto (lo que sería el gag) y ellos han de dar su interpretación gráfica sobre el mismo.

Aquí tenéis un par de resultados.
Arte: Mª Lucía Mosca Ramírez(Malú)
Texto: Jesús Arriaga


Arte de : Iciar Soriano
(Texto adaptado por Jesús Arriaga
a partir de una conversación con Carlos Pacheco)



También se les invita, y ahora ocupándose ellos de la labor creativa al completo, que realicen una tira o un dibujo sobre cualquier otro aspecto de su experiencia personal que les llame la atención y que quieran expresar a través de este medio.
Arte y texto de: Marta Ortega.


Como podéis ver, la cosa promete.

viernes, 17 de junio de 2016

Tira con la Tira.

En estos tres próximos días,  el colegio en el que trabajo organiza unos talleres en los que se pondrán  en práctica ciertas metodologías innovadoras, a fin de  abordar  aspectos de la educación de nuestro alumnado de una manera más creativa y, a la vez, más atractiva para ellos.

En esta ocasión, colaboro en el taller de  prensa en el que pasaré a ocuparme, con la ayuda inestimable de Estrella Joya Rodríguez, Marta Ortega Trigo, Iciar Soriano Ibáñez y Mª Lucía Mosca Ramírez, de  la parte visual correspondiente a  tiras cómicas y humor gráfico en general. 

En este blog iré subiendo algunos de los trabajos de estas futuras artistas que, porque no decirlo, siempre me han hecho sentir afortunado de poder acompañarlas en su proceso de enseñanza-aprendizaje.

Lápiz y tinta realizadas por Estrella Joya. Color Jesús Arriaga.

lunes, 30 de mayo de 2016

XXXIV Salón Internacional del Cómic de Barcelona.

 http://comic-34.ficomic.com/IMAGES_22/9650/342_x_34-salon-internacional-del-comic-de-barcelona.jpg

Aunque el Salón Internacional del Cómic de Barcelona hace muchos años que se constituyó como cita ineludible para todo buen amante del 9º arte en este país, he de reconocer que llevaba tres añitos sin pasar por él. Más interesantes que las razones por las cuales no acudí me parecen las razones por las que sí lo hice este año. Y la primera de ellas fue la suerte, el destino o los Reyes Magos ya que, al parecer, debí ser muy bueno porque el día 6 de enero me encontré billete de avión y hotel para asistir.

En cualquier caso, y aunque todavía lo mejor estaba por llegar, el hecho de poder saludar a varios amigos, conocer a los integrantes del podcats "Charrando de Tebeos y Otros Vicios aún más Feos", volver a ver al maestro Ibáñez y, en definitiva, disfrutar de todo lo que siempre ha ofrecido el primer referente internacional de nuestro país en lo que a salones del cómic se refiere, se convirtió en un buen aliciente para afrontar los dos últimos tercios de curso.


 










La bomba estalló cuando, posteriormente, se anunció la presencia de Frank Miller como invitado por ECC Ediciones. Inmediatamente, la red se volvió loca y los frikis de pro de nuestro país empezamos a elucubrar sobre lo que podría esperarse o no en consecuencia. Y claro, lo primero que surgió fueron los comentarios sobre su estado de salud y Dark Knight III. 

Pero el Salón iba a ser mucho más que la asistencia del referente número uno del cómic mundial. Nuevos espacios, nuevas ideas para atender a los 118.000 visitantes que pasaron por sus instalaciones, unas exposiciones variadas y siempre interesantes y, una organización que, aún siendo siempre criticada mayoritariamente por el sector más radical de los aficionados, entiendo que cumplió ampliamente con su cometido de manera más que digna.

Esto no quiere decir que no hubiese cosas que se podían haber mejorado (obviamente). Ni que no cometieran algún error (no se debe improvisar con la retirada o no de ciertas obras expuestas una vez que ya ha empezado el evento). 

Sin embargo, creo que cuestiones tan criticadas como el número de obras firmadas por  un autor o el tiempo de espera en una cola, resultan del todo infundadas porque responden a realidades ineludibles. El autor cede generosamente su tiempo para atender a los fans con su firma, sus comentarios y, si tienes suerte, con un dibujo. Resulta del todo injusto, en mi opinión, echarle en cara que no atienda siempre a más personas; el tiempo es el que es y, como he dicho antes, lo ceden de sus vidas  generosamente.












 
Y volviendo al tema que creo más te interesa, Frank Miller estuvo a la altura de su leyenda. Los que tuvimos la suerte de poder acudir a la charla que dio el sábado por la tarde junto con Briam Azzarello, así pudimos constatarlo. Soy consciente de que  no todo el mundo opina como yo. Sobre este aspecto, reconozco que debo ser todavía muy niño porque el mero hecho de poder estar con Frank Miller en una sala y poder escuchar lo que tenga que decir sobre este mundillo que tanto nos apasiona me sigue  llenando de ilusión. Las preguntas que se le hicieron, y sobre todo las primeras respuestas de ambos autores, han sido muy criticadas por considerarlas carentes de profundidad e irrelevantes. Dejando aparte las que yo formulé, creo que todos los allí presentes que realizaron alguna, incidieron sobre algún aspecto de su obra o de sus vidas que, por lo menos a mí, me resultó interesante. Pero ya se sabe: como gustos, colores.

En definitiva, me alegro mucho de haber podido asistir este año al Salón y, como valoración simple y asequible a cualquiera, he de decir que me lo pasé mucho mejor de lo que ya esperaba. No creo que se pueda hacer mejor balance de un evento que, al fin y al cabo, está hecho para ilustrar y divertir a los aficionados al cómic.


sábado, 30 de abril de 2016

Capitán América: Civil War.


A vuelapluma, dada la hora que es.
Acabo de salir de ver la peli del Capi/Vengadores. Me deja muy buen sabor de boca.

Lo mejor, y siempre sin spoiler (maldito último tráiler...), es que logra sorprenderte por mucho que conozcas la historia y los personajes. También, agradables escenas para un fan relacionadas con la aparición de los supuestamente secundarios. Todo bastante bien traído y ejecutado para que, en el giro más importante del film te andes preguntando cómo va a continuar todo aquello.

Dos tracks en los créditos; no te los pierdas (en especial el segundo). En ninguna de las pelis de La Casa de las Ideas he visto tantas personas esperando para verlos.

Lo menos bueno, quizás un momento en el que el director no parece saber muy bien  lo que quiere contar y adónde quiere llegar, pero es breve la incertidumbre. Y algún mamporro poco creíble.

En definitiva, un buen producto Marvel, indicativo de cómo la compañía entiende los negocios con sus creaciones.

martes, 12 de abril de 2016

XXI Salón Internacional del Cómic de Granada.





Recuperar el centro de Granada ha sido un gran acierto. Sí, si has leído el título de la entrada, ya sabes que me estoy refiriendo al Salón Internacional del Cómic de Granada en su vigésimo primera edición que tuvo lugar el fin de semana del 1 al 3 de abril, en su mayor parte.

Hacía bastantes años (desde la última visita de CelsPiñol si no me falla la memoria), que el Salón no se celebraba en este entorno. Aquél fue uno de los salones más multitudinarios de los que hemos podido disfrutar en la capital nazarí.

Y digo que me parece un gran acierto porque, en un fin de semana en el que acompañe el tiempo como lo fue éste, por la Fuente de las Batallas llegan a pasar varios miles de personas. Por tanto, como escaparate, tiene un valor indiscutible y, para los estands que se encontraban allí, constituía un emplazamiento idóneo ya que les permitía colocar su librería portátil en pleno centro de la ciudad.

A pocos metros de allí, podían visitarse las exposiciones, en la Plaza del Carmen la de Spirou; en el Palacio de los Condes de Gavia la de Stan Sakai, además de constituirse también este último emplazamiento como la zona principal de conferencias.
Algunas presentaciones y charlas, además de la exposición de la obra “S.O.N”,  ganadora del certamen Desencaja 2015 del autor Ramiro Fernández, tuvieron lugar en la carpa situada en la zona principal.




  
El ambiente fue agradable y propició la interacción natural entre autores, fans y otros curiosos, que se acercaron a los distintos puestos de tebeos, algunos, en mi opinión, por primera vez en sus vidas.

 Los que ya peinamos canas en estos menesteres, disfrutamos de charlas agradables e instructivas con personalidades del mundillo tan conocidas como  Sergio Bleda, Gabriel Hernández Walta, José Luis Munuera, Ricardo Esteban o El Torres.


Además, coincidiendo con el Barcelona-Real Madrid de la liga de fútbol, nos fuimos a un bar  algunos de los invitados (Rafa Sandoval, Ibán Coello, Jordi Tarragona) y un servidor. Con unas tapas y  unas cervezas, más que empaparnos del partido, intercambiamos anécdotas y chascarrillos propios de las vivencias de todo buen aficionado al cómic.

 De esta extraordinaria velada, he omitido adrede la presencia de Javier Fernández. La razón es porque entiendo que el trato que me da y me ha dado siempre este caballero del noveno arte es digno de una mención y un agradecimiento especial. 

Al haber sido cancelados todos los vuelos a Bruselas ese fin de semana, por los lamentables acontecimientos de la sinrazón de cierto segmento del mundo musulmán, Javier Fernández no pudo acudir como invitado a la Comic Con que iba a celebrarse en la capital de Bélgica durante esas fechas. Así, a mitad de la charla del sábado, en la que  participaba su compañero de estudio Javier Sánchez Aranda, apareció en la sala y, tras saludarnos efusivamente, me mostró en el móvil parte del trabajo inédito que está realizando para la serie de Nightwing en Dc. Unas páginas que, cuando salgan en el número correspondiente, os animo a que no dejéis de disfrutar porque siguen mostrando la evolución del talento creativo de un  gran artista que pone el corazón en todo aquello que emprende.

Después de esto, junto con los integrantes de la charla, nos acercamos a saludar a los amigos que se encontraban dando una vuelta por el centro neurálgico del evento, donde aprovechamos para comprar algunos tebeos. Entonces, como el gran anfitrión que es, se ofreció a mostrarle el estudio a Rafa, Sergio e Ibán que, como ya he dicho, se encontraban allí en calidad de invitados del Salón. Y yo, sin ser absolutamente nadie relevante en este mundillo nuestro, también fui invitado a visitarlo, cosa que he de reconocer me hizo gran ilusión. 

Así que, pocos minutos después, me encontraba rodeado de algunas de las más diestras plumas y lápices del comic americano, en un entorno idílico de trabajo, enseñanza y aprendizaje. Tome nota de los consejos que me dio Jordi Tarragona sobre el cuidado de los pinceles, la inclusión de paisajes urbanos en la viñeta por parte de Javier y algunos otros consejos sobre color y corrección de errores. Como podéis imaginar, me encontraba en una nube. Nunca antes había estado en un estudio profesional.

Tras eso, y dado que la resaca del día anterior  impidió que saliera adelante la propuesta de los gin-tonics, regresamos a la Fuente de las Batallas e hicimos un poco de tiempo para, poco después, marcharnos a ver el fútbol.


Disfrutamos de las cervezas, las tapas y la conversación; y el fútbol también tuvo su punto porque todos los presentes éramos del Barça, siendo el dueño del bar y buena parte de la clientela del Madrid. Antes de despedirnos se nos unió Helena, la novia de Javier (una chica encantadora) y, aunque insistieron en que me uniera a “la pulpada”, tradicional cena del sábado organizada para los invitados al Salón, decliné muy a mi pesar la invitación porque uno tiene que saber a qué sitios no ir. No por nada, me hubiera encantado seguir con ellos, pero yo no era un invitado.

Con todo, esa noche quedará ya impresa en un rincón destacable de  mis más preciados recuerdos. Y esto se lo debo especialmente a Javier Fernández Barranco, mi amigo. Gracias, Javi. Por todo.